Esperanza de vida en Italia: Factores que influyen

La esperanza de vida es uno de los indicadores más utilizados para medir el nivel de desarrollo y bienestar de un país. Se define como el número promedio de años que una persona nacida en un determinado año puede esperar vivir, si se mantienen constantes las tasas de mortalidad por edad. La esperanza de vida depende de múltiples factores, como la genética, la nutrición, la higiene, la educación, el trabajo, el medio ambiente, la cultura y el estilo de vida.

En este artículo vamos a analizar la esperanza de vida en Italia, un país que se caracteriza por tener una de las poblaciones más longevas del mundo. Veremos cómo ha evolucionado este indicador en los últimos años, especialmente tras la pandemia de COVID-19 que ha causado miles de muertes y ha afectado a la calidad de vida de los italianos.

Datos generales de la esperanza de vida en Italia

En esta sección vamos a mostrar algunos datos generales sobre la esperanza de vida al nacer en Italia en los años 2020 y 2021, y los vamos a comparar con el promedio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y con otros países europeos. También vamos a destacar la diferencia entre hombres y mujeres y el impacto de la pandemia de COVID-19 en este indicador.

Esperanza de vida al nacer en Italia en 2020

Según los datos publicados por Datosmacro.com, en 2020 la esperanza de vida al nacer en Italia cayó hasta situarse en 82,3 años, lo que supone una disminución de 1,2 años respecto al año anterior. Este descenso se debe principalmente a las consecuencias de la pandemia de COVID-19, que ha provocado más de 130.000 muertes en el país desde el inicio de la crisis sanitaria.

Ese año, la esperanza de vida al nacer de las mujeres fue de 84,5 años, mayor que la de los hombres que fue de 80 años. La diferencia entre ambos sexos fue de 4,5 años, lo que indica una mayor mortalidad masculina.

En comparación con el promedio de la OCDE, que fue de 80,7 años, Italia se situó por encima, ocupando el puesto número 17 entre los 37 países miembros. Sin embargo, si lo comparamos con otros países europeos, como España (83,4 años), Francia (82,9 años) o Suiza (83,8 años), Italia se quedó por debajo.

Esperanza de vida al nacer en Italia en 2021

Según las estimaciones publicadas por Datosmacro.com, en 2021 la esperanza de vida al nacer en Italia subió hasta llegar a 82,7 años, lo que supone un aumento de 0,4 años respecto al año anterior. Este incremento se debe principalmente a la mejora de la situación epidemiológica y al avance de la campaña de vacunación contra el COVID-19, que ha reducido el número de contagios y fallecimientos.

Ese año, la esperanza de vida al nacer de las mujeres fue de 84,9 años, mayor que la de los hombres que fue de 80,5 años. La diferencia entre ambos sexos fue de 4,4 años, lo que indica una menor mortalidad masculina.

Te puede interesar:  ¿Cuáles son los beneficios de tener un hijo en Italia?

En comparación con el promedio de la OCDE, que fue de 81 años, Italia se situó por encima, ocupando el puesto número 14 entre los 37 países miembros. Además, si lo comparamos con otros países europeos, como España (83,6 años), Francia (83 años) o Suiza (84 años), Italia se acercó más.

Salud de la población italiana

Salud de la población italiana

En esta sección vamos a analizar el estado de salud de la población italiana y los principales problemas que afectan a su calidad de vida. Para ello, vamos a mencionar el sistema sanitario, el acceso a los servicios, la prevención y el tratamiento de las enfermedades.

El sistema sanitario italiano

El sistema sanitario italiano es conocido por ser uno de los mejores de toda Europa y también a nivel mundial, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se trata de un sistema público, universal y gratuito, financiado con los impuestos, que cubre a todos los ciudadanos y residentes legales.

El sistema sanitario italiano se organiza en tres niveles: el nivel central, que establece las directrices generales y los objetivos; el nivel regional, que gestiona los recursos y los servicios sanitarios; y el nivel local, que ofrece la atención primaria y especializada a través de las unidades sanitarias locales (ASL).

El sistema sanitario italiano ofrece una amplia gama de prestaciones, que incluyen la medicina general, la medicina especializada, la hospitalización, las urgencias, los medicamentos, las prótesis, la rehabilitación, la salud mental, la salud pública y la prevención.

El acceso a los servicios sanitarios en Italia

El acceso a los servicios sanitarios en Italia es relativamente bueno, aunque existen algunas desigualdades territoriales y sociales. Según el informe de la OCDE sobre Italia, el 94% de la población tiene un médico de cabecera asignado, el 77% puede obtener una cita con un especialista en menos de dos meses y el 83% puede acceder a una cirugía electiva en menos de seis meses.

Sin embargo, el informe también señala que hay diferencias significativas entre las regiones del norte y del sur del país, tanto en términos de recursos como de resultados sanitarios. Por ejemplo, el gasto sanitario per cápita es un 40% mayor en el norte que en el sur, y la tasa de mortalidad evitable es un 50% mayor en el sur que en el norte.

Además, el informe indica que hay brechas en el acceso a los servicios sanitarios entre los grupos socioeconómicos más vulnerables, como los inmigrantes, los pobres y los ancianos. Estos grupos tienen más dificultades para pagar las cuotas moderadoras, para acceder a los medicamentos y para recibir una atención adecuada.

La prevención y el tratamiento de las enfermedades en Italia

La prevención y el tratamiento de las enfermedades en Italia son aspectos fundamentales para mejorar la salud de la población y reducir las desigualdades. Según el informe de la OCDE sobre Italia, el país ha logrado avances importantes en algunas áreas, como la reducción del tabaquismo, el aumento de la vacunación infantil y la mejora del control de las enfermedades crónicas.

No obstante, el informe también destaca algunos desafíos pendientes, como el aumento de la obesidad, el envejecimiento de la población, la prevención del cáncer y las enfermedades cardiovasculares y la gestión de la pandemia de COVID-19.

En este sentido, el informe recomienda algunas medidas para fortalecer la prevención y el tratamiento de las enfermedades en Italia, como aumentar el gasto público en salud preventiva, mejorar la coordinación entre los niveles de atención, impulsar la innovación tecnológica y digital, fomentar la participación ciudadana y promover estilos de vida saludables.

Te puede interesar:  Encuentra el mejor tiramisú de roma que puedas probar

Estilo de vida de los italianos

Estilo de vida de los italianos y su influencia en la longevidad

En esta sección vamos a examinar el estilo de vida de los italianos y cómo influye en su longevidad. Para ello, vamos a hablar de la alimentación, el ejercicio físico, el ocio, el estrés, el tabaquismo, el alcoholismo y otros hábitos.

La alimentación italiana

La alimentación italiana es una de las más saludables del mundo, basada en la dieta mediterránea, que combina cereales, frutas, verduras, legumbres, pescado, aceite de oliva y vino tinto. Esta dieta aporta numerosos beneficios para la salud, como la prevención de enfermedades cardiovasculares, la reducción del colesterol, la mejora del sistema inmunológico y la protección contra el cáncer.

La alimentación italiana también se caracteriza por su variedad, su sabor y su calidad. Los italianos disfrutan de platos típicos como la pizza, la pasta, el risotto, el queso, el jamón y el gelato, pero siempre con moderación y equilibrio. Además, los italianos respetan los horarios de las comidas y suelen comer en familia o con amigos, lo que favorece la convivencia y el bienestar emocional.

El ejercicio físico en Italia

El ejercicio físico es otro factor importante para la longevidad de los italianos. Según el informe de la OCDE sobre Italia, el 60% de los adultos hace ejercicio al menos una vez por semana, cifra superior al promedio de la OCDE de 59%. El ejercicio físico ayuda a mantener un peso saludable, a fortalecer los músculos y los huesos, a mejorar la circulación sanguínea y a liberar endorfinas.

El ejercicio físico en Italia se practica tanto en espacios cerrados como al aire libre. Los italianos acuden a gimnasios, piscinas o centros deportivos para realizar actividades como yoga, pilates, spinning o zumba. También aprovechan el buen clima y el paisaje para hacer senderismo, ciclismo, esquí o natación. Además, los italianos incorporan el ejercicio físico a su vida cotidiana, caminando o usando la bicicleta como medio de transporte.

El ocio en Italia

El ocio en Italia es otro aspecto que contribuye a la longevidad de sus habitantes. Los italianos saben disfrutar del tiempo libre y dedicarlo a actividades que les gustan y les relajan. El ocio en Italia incluye desde la cultura hasta la naturaleza, pasando por la gastronomía y el arte.

Los italianos son amantes de la cultura y visitan con frecuencia museos, teatros, cines o bibliotecas. También aprecian la naturaleza y viajan a lugares como las montañas, los lagos o las playas. Asimismo, disfrutan de la gastronomía y se reúnen en cafeterías, bares o restaurantes para tomar un café, un aperitivo o una cena. Por último, los italianos valoran el arte y expresan su creatividad a través de la música, la pintura o la literatura.

El estrés en Italia

El estrés en Italia es un factor que puede afectar negativamente a la longevidad de sus ciudadanos. El estrés es una reacción del organismo ante situaciones que percibe como amenazantes o desafiantes. El estrés puede tener consecuencias negativas para la salud física y mental, como ansiedad, depresión, insomnio, hipertensión, diabetes o infarto.

El estrés en Italia puede estar causado por diversos factores, como el trabajo, la economía, la política o la familia. Según una encuesta realizada por el Instituto Nacional de Estadística (ISTAT) en 2019, el 35% de los italianos se siente estresado a menudo o siempre, el 40% se siente estresado a veces y el 25% se siente estresado raramente o nunca.

Para combatir el estrés, los italianos recurren a diferentes estrategias, como el apoyo social, el humor, la meditación, la música o el deporte. También buscan ayuda profesional cuando el estrés se vuelve crónico o incontrolable.

Te puede interesar:  Comida típica de Palermo: ¿Qué la hace tan especial?

El tabaquismo en Italia

El tabaquismo en Italia es un hábito que perjudica la longevidad de los fumadores y de los que les rodean. El tabaco es una sustancia adictiva que contiene más de 4000 sustancias químicas, muchas de ellas cancerígenas. El tabaco provoca enfermedades respiratorias, cardiovasculares, digestivas y tumorales, además de reducir la calidad de vida y la esperanza de vida.

El tabaquismo en Italia ha disminuido en los últimos años gracias a las medidas adoptadas por el gobierno para proteger la salud pública. Entre estas medidas se encuentran la prohibición de fumar en lugares cerrados, el aumento de los impuestos sobre el tabaco, la regulación de la publicidad y el patrocinio del tabaco y la introducción de advertencias sanitarias en los paquetes de cigarrillos.

Según el informe de la OCDE sobre Italia, el 19% de los adultos fuma a diario, cifra inferior al promedio de la OCDE de 21%. Sin embargo, el informe también señala que hay grupos más vulnerables al tabaquismo, como los jóvenes, las mujeres embarazadas y las personas con bajo nivel educativo.

El alcoholismo en Italia

El alcoholismo en Italia es otro problema que afecta a la longevidad de los que lo padecen y de sus familiares. El alcohol es una droga que altera el funcionamiento del sistema nervioso central y produce efectos como euforia, desinhibición, pérdida de coordinación y alteración del juicio. El alcohol puede causar daños en el hígado, el cerebro, el corazón y otros órganos, además de aumentar el riesgo de accidentes, violencia y suicidio.

El alcoholismo en Italia se define como el consumo excesivo y habitual de alcohol que interfiere con la salud física o mental del individuo o con sus responsabilidades sociales o laborales. Según el informe de la OCDE sobre Italia, el 6% de los adultos consume alcohol a diario, cifra similar al promedio de la OCDE de 7%. No obstante, el informe también indica que hay un consumo episódico excesivo (binge drinking) entre el 12% de los adultos y el 21% de los jóvenes.

Para prevenir y tratar el alcoholismo en Italia se han implementado diversas acciones, como la restricción de la venta y el consumo de alcohol a menores de edad, la limitación del horario y los lugares donde se puede consumir alcohol, la sensibilización sobre los efectos nocivos del alcohol y la oferta de servicios sanitarios y sociales para los alcohólicos y sus familias.

Otros hábitos que influyen en la esperanza de vida

Otros hábitos que influyen en la longevidad

Además de los factores mencionados anteriormente, hay otros hábitos que influyen en la longevidad de los italianos. Algunos de estos hábitos son:

  • Dormir bien: El sueño es esencial para la salud física y mental. Durante el sueño se regeneran las células, se fortalece el sistema inmunológico, se consolida la memoria y se regula el estado de ánimo. Los italianos duermen una media de 8 horas por noche, lo que les ayuda a mantenerse sanos y felices.
  • Mantenerse activo: La actividad física no solo se refiere al ejercicio deportivo, sino también a cualquier movimiento que implique gastar energía. Los italianos mantienen un nivel altode actividad física en su vida diaria, realizando tareas como limpiar, cocinar, cuidar el jardín o pasear al perro. Estas actividades les permiten quemar calorías, mejorar la circulación y prevenir el sedentarismo.
  • Cuidar las relaciones sociales: Las relaciones sociales son fundamentales para la longevidad, ya que proporcionan apoyo emocional, afectivo y material. Los italianos cuidan sus relaciones sociales con la familia, los amigos, los vecinos y la comunidad. Estas relaciones les aportan alegría, confianza, seguridad y sentido de pertenencia.
  • Aprender cosas nuevas: El aprendizaje es una forma de mantener el cerebro activo y joven. Los italianos aprenden cosas nuevas a lo largo de su vida, como idiomas, instrumentos musicales, manualidades o informática. Estas actividades les estimulan la curiosidad, la creatividad y la autoestima.