Conoce la historia de la Fontana de Trevi

La Fontana de Trevi es una de las fuentes más famosas y bellas del mundo. Se encuentra en el centro histórico de Roma, en el cruce de tres calles (tre vie) que le dan su nombre. Cada año, millones de turistas la visitan para admirar su majestuosidad y lanzar una moneda al agua, siguiendo una antigua tradición que asegura el regreso a la ciudad eterna.

Pero, ¿cuál es el origen y el significado de esta obra maestra del arte barroco? ¿Qué historias y leyendas se esconden detrás de sus esculturas y relieves? ¿Qué cambios y restauraciones ha sufrido a lo largo de los siglos? En este artículo, te contamos todo lo que necesitas saber sobre la historia de la Fontana de Trevi.

El origen de la fuente: la leyenda de la virgen y el acueducto del Aqua Virgo

La historia de la Fontana de Trevi se remonta al año 19 a.C., cuando el general romano Agripa ordenó construir un acueducto para abastecer de agua a las termas que llevaban su nombre. Según una leyenda, el lugar donde brotaba el manantial fue indicado por una joven virgen a unos soldados sedientos, por lo que el acueducto se llamó Aqua Virgo (Agua Virgen).

El acueducto tenía una longitud de unos 20 kilómetros y terminaba en un pequeño depósito cerca del actual emplazamiento de la fuente. Durante el Imperio Romano, el agua se distribuía a través de varias fuentes ornamentales, entre las que se encontraba una dedicada al dios Océano, representado por un tritón con un delfín.

Sin embargo, con la caída del Imperio Romano, el acueducto sufrió varios daños y dejó de funcionar. Durante la Edad Media, el agua se utilizaba principalmente para regar los campos y los huertos de la zona.

diseño de la primera fuente

La primera fuente: el diseño del siglo XV y las reformas posteriores

Fue en el siglo XV cuando se decidió recuperar el antiguo esplendor del acueducto y construir una nueva fuente en su extremo. El encargado del proyecto fue el arquitecto Leon Battista Alberti, quien diseñó una fuente sencilla pero elegante, con un arco central y dos laterales, decorados con relieves alusivos al agua y al papa Nicolás V, impulsor de la obra.

La fuente se completó en 1453, pero no fue la definitiva. En los siglos siguientes, se realizaron varias modificaciones y ampliaciones, como la adición de un estanque rectangular, un frontón triangular y un escudo papal. Además, se trasladó la fuente desde el lado izquierdo de la plaza al centro, para darle más visibilidad y simetría.

Te puede interesar:  ¿Cuándo es el día de la madre en Italia 2024?

La tabla siguiente resume las principales intervenciones realizadas en la fuente entre los siglos XV y XVIII:

Año Papa Arquitecto Obra
1453 Nicolás V Leon Battista Alberti Construcción de la primera fuente con tres arcos
1471-1484 Sixto IV Varios Reparación del acueducto y adición de un estanque rectangular
1509-1512 Julio II Bramante Traslado de la fuente al centro de la plaza
1535-1547 Paulo III Alessandro Severo Adición de un frontón triangular y un escudo papal
1570-1585 Gregorio XIII Giacomo della Porta Cambio del diseño de los arcos y las pilastras
1629-1641 Urbano VIII Gian Lorenzo Bernini Proyecto de una gran remodelación (no realizado)

El concurso del Papa Clemente

El concurso del Papa Clemente XII y el proyecto ganador de Nicola Salvi

En el siglo XVIII, el papa Clemente XII decidió darle un nuevo aspecto a la fuente y convocó un concurso público para elegir el mejor diseño. Entre los participantes se encontraban algunos de los más renombrados arquitectos de la época, como Alessandro Galilei, Ferdinando Fuga y Luigi Vanvitelli.

Sin embargo, el ganador fue un arquitecto poco conocido, Nicola Salvi, quien presentó un proyecto inspirado en el que había realizado Gian Lorenzo Bernini en el siglo XVII, pero que nunca se llevó a cabo. El proyecto de Salvi consistía en una gran fachada curva que simulaba un palacio, con un arco central y dos laterales, coronados por cuatro estatuas que representaban las cuatro estaciones. En el centro del arco principal, se colocó una imponente escultura de Océano, tirado por dos caballos marinos y guiado por dos tritones. A los lados del arco, se situaron dos nichos con las estatuas de la Abundancia y la Salubridad, símbolos del agua. En la parte superior de la fachada, se dispuso un gran ático con un relieve que mostraba el escudo del papa Clemente XII y una inscripción dedicatoria.

La construcción de la fuente

La construcción de la fuente actual

La construcción de la fuente actual comenzó en 1732 y duró unos 30 años, con numerosas dificultades y contratiempos. Salvi tuvo que enfrentarse a la oposición de algunos vecinos que se quejaban del ruido y del polvo, a la falta de fondos y de materiales, y a las críticas de sus rivales. Además, sufrió varios problemas de salud que le impidieron ver terminada su obra. Murió en 1751, cuando la fuente estaba casi completa.

La obra fue continuada por otros arquitectos, como Giuseppe Pannini, quien introdujo algunos cambios en el diseño original de Salvi. Por ejemplo, sustituyó las cuatro estatuas de las estaciones por cuatro alegorías de las virtudes cardinales (Prudencia, Justicia, Fortaleza y Templanza), añadió dos vasijas en los extremos de la fachada y eliminó una escultura de Agripa que iba a ir en el centro del ático.

Además de Salvi y Pannini, otros artistas colaboraron en la realización de las esculturas y los relieves de la fuente. Entre ellos se destacan Pietro Bracci, autor de la escultura de Océano; Filippo della Valle, autor de las estatuas de la Abundancia y la Salubridad; Giovanni Battista Grossi, autor del relieve del escudo papal; y Andrea Bergondi, autor del relieve de Agripa.

Te puede interesar:  Fijar residencia en Italia: ¿Qué es y para qué sirve?

La fuente se inauguró oficialmente en 1762, bajo el pontificado de Clemente XIII. Fue un gran éxito y se convirtió en una de las atracciones más admiradas y visitadas de Roma.

Autor Obra Ubicación
Nicola Salvi Diseño general de la fachada Toda la fuente
Giuseppe Pannini Modificaciones al diseño original Ático y vasijas
Pietro Bracci Escultura de Océano Arco central
Filippo della Valle Esculturas de la Abundancia y la Salubridad Nichos laterales
Giovanni Battista Grossi Relieve del escudo papal Ático
Andrea Bergondi Relieve de Agripa Ático (eliminado)
La iconografía de la fuente

La iconografía de la fuente: el significado de los elementos decorativos

La Fontana de Trevi no es solo una obra de arte, sino también un libro de historia y de simbología. Cada elemento que la compone tiene un significado y una función, que se relacionan con el tema del agua, con la historia de Roma y con el poder del papado.

El elemento principal de la fuente es el arco triunfal, que recuerda los antiguos monumentos romanos que celebraban las victorias militares. El arco representa el triunfo del agua sobre la tierra, y simboliza la grandeza y la generosidad de Roma, que ofrece su agua a todos los pueblos.

En el centro del arco, se encuentra la escultura de Océano, el dios del mar, que personifica el agua como fuente de vida y de riqueza. Océano está sentado en un carro tirado por dos caballos marinos, uno tranquilo y otro agitado, que representan los dos estados del mar: calmo y tempestuoso. Los caballos están guiados por dos tritones, uno con una concha y otro con un cuerno, que simbolizan el sonido del agua.

A los lados del arco, se hallan dos nichos con las estatuas de la Abundancia y la Salubridad, dos cualidades asociadas al agua. La Abundancia sostiene un cuerno de la abundancia, del que salen frutas y flores, y apoya su pie sobre una ánfora rota, que indica el lugar donde se encontró el manantial. La Salubridad lleva una copa en la mano y una serpiente en el brazo, que son atributos de Esculapio, el dios de la medicina.

En la parte superior del arco, se ubican cuatro estatuas que representan las cuatro virtudes cardinales: Prudencia, Justicia, Fortaleza y Templanza. Estas virtudes aluden a los valores morales que deben regir la vida humana y la acción política. También se refieren a las cualidades del papa Clemente XII, quien ordenó la construcción de la fuente.

En el ático de la fachada, se observa un gran relieve que muestra el escudo del papa Clemente XII, sostenido por dos ángeles. El escudo tiene las armas de la familia Corsini, a la que pertenecía el papa: un león rampante sobre un campo rojo. Debajo del escudo, hay una inscripción en latín que dice: “Clemens XII Pontifex Maximus anno V anno Christi MDCCLII Pontificatus sui anno quinto” (Clemente XII Sumo Pontífice en el año V en el año de Cristo 1752 en el quinto año de su pontificado).

La fachada está adornada con varios elementos decorativos, como guirnaldas, conchas, rocas y plantas acuáticas. Estos elementos crean un efecto de movimiento y de naturalidad, que contrasta con la rigidez y la simetría de la arquitectura. También evocan el origen natural del agua y su capacidad de dar vida y belleza.

Te puede interesar:  ¿Qué es la poste italiane y su relación con la ciudadanía Italiana?

Las restauraciones de la fuente

Las restauraciones de la fuente a lo largo de los siglos

La Fontana de Trevi, como toda obra de arte, ha necesitado de cuidados y mantenimientos periódicos para preservar su belleza y funcionalidad. A lo largo de los siglos, se han realizado varias restauraciones y limpiezas, tanto de la estructura como de las esculturas y los relieves.

La primera restauración importante se llevó a cabo en 1792, bajo el pontificado de Pío VI, quien encargó al arquitecto Giuseppe Valadier que reparara los daños causados por el tiempo y las inclemencias del clima. Valadier reforzó la fachada con hierro y plomo, limpió las esculturas y los relieves, y sustituyó algunas piezas deterioradas.

La segunda restauración se realizó en 1888, bajo el gobierno de la recién unificada Italia. El arquitecto Alessandro Guerrieri se ocupó de mejorar el sistema hidráulico de la fuente, aumentando el caudal y la presión del agua. También instaló una iluminación eléctrica, que realzaba el efecto nocturno de la fuente.

La tercera restauración se efectuó en 1998, con motivo del Jubileo del año 2000. El arquitecto Andrea Moneta se encargó de limpiar y consolidar la fachada, las esculturas y los relieves, utilizando técnicas avanzadas de restauración. También renovó el sistema hidráulico y eléctrico, y creó un nuevo sistema de filtración y recirculación del agua.

La cuarta y última restauración se llevó a cabo entre 2014 y 2015, gracias al patrocinio de la casa de moda Fendi. El arquitecto Francesco Maria Salerno se ocupó de restaurar la fachada, las esculturas y los relieves, utilizando materiales y métodos respetuosos con el medio ambiente. También instaló un nuevo sistema de iluminación LED, que permite crear diferentes efectos cromáticos según la ocasión.

Año Responsable Arquitecto Características
1792 Pío VI Giuseppe Valadier Refuerzo de la fachada, limpieza y sustitución de piezas
1888 Gobierno italiano Alessandro Guerrieri Mejora del sistema hidráulico e iluminación eléctrica
1998 Ciudad de Roma Andrea Moneta Limpieza y consolidación de la fachada, esculturas y relieves; renovación del sistema hidráulico y eléctrico; sistema de filtración y recirculación del agua
2014-2015 Fendi Francesco Maria Salerno Restauración ecológica de la fachada, esculturas y relieves; sistema de iluminación LED

importancia de la Fontana de Trevi

La importancia de la Fontana de Trevi como símbolo de Roma y de Italia

La Fontana de Trevi es más que una simple fuente. Es un símbolo de Roma y de Italia, que representa su historia, su arte, su cultura y su identidad. Es una obra maestra del barroco, que combina arquitectura, escultura y pintura, creando un espectáculo visual y sonoro. Es una fuente de inspiración para otros artistas, que han plasmado su belleza y su encanto en sus obras. Es un lugar de encuentro y de despedida, donde los visitantes expresan sus deseos y sus esperanzas, lanzando una moneda al agua.

La Fontana de Trevi es, en definitiva, una joya del patrimonio mundial, que merece ser admirada y respetada por todos. Es un testimonio vivo del pasado, del presente y del futuro de Roma y de Italia. Es una invitación a volver a la ciudad eterna, para disfrutar de su magia y su encanto.