Estudiar arquitectura en Italia: Conoce todos los detalles

Si te interesa estudiar arquitectura en Italia, en este artículo te contamos todo lo que necesitas saber: los requisitos, las universidades, el plan de estudios, las salidas profesionales, las habilidades, los desafíos, las tendencias y los proyectos emblemáticos. Además, te informamos sobre el costo de estudiar arquitectura en Italia y te damos algunos consejos para ahorrar o conseguir becas.

¿Cuánto cuesta estudiar arquitectura en Italia?

Estudiar arquitectura en Italia tiene un costo variable según la universidad, el nivel y el tipo de estudios que se quiera cursar. A continuación te damos una estimación aproximada del costo de estudiar arquitectura en Italia, tanto en universidades públicas como privadas:

  • Universidades públicas: Las universidades públicas tienen unas tasas más bajas que las privadas, pero también son más competitivas y exigentes. El costo de las tasas varía según el nivel de ingresos del estudiante y de su familia, así como según la universidad y el curso elegido. En general, el costo de las tasas para el grado de arquitectura en una universidad pública oscila entre 500 y 3000 euros al año, mientras que para el máster y el doctorado puede ir desde 1000 hasta 5000 euros al año. A estas tasas hay que añadir otros gastos como los materiales didácticos, el seguro médico o el transporte.
  • Universidades privadas: Las universidades privadas tienen unas tasas más altas que las públicas, pero también ofrecen más facilidades y servicios. El costo de las tasas varía según la universidad y el curso elegido, así como según las becas o ayudas que se puedan obtener. En general, el costo de las tasas para el grado de arquitectura en una universidad privada oscila entre 5000 y 15000 euros al año, mientras que para el máster y el doctorado puede ir desde 10000 hasta 30000 euros al año. A estas tasas hay que añadir otros gastos como los materiales didácticos, el seguro médico o el transporte.

Además del costo de las tasas, hay que tener en cuenta el costo de la vida en Italia, que depende de la ciudad, el alojamiento, la alimentación y el ocio. El costo medio de la vida en Italia es de unos 900 euros al mes, sin contar el alquiler. El alquiler puede variar desde 300 euros al mes por una habitación compartida hasta 800 euros al mes por un apartamento individual.

Qué requisitos se necesitan

¿Qué requisitos se necesitan para estudiar arquitectura en Italia?

Para estudiar arquitectura en Italia hay que cumplir una serie de requisitos que varían según el nivel de estudios que se quiera cursar. A continuación te explicamos los requisitos para cada ciclo:

  • Grado: Para acceder al grado de arquitectura en Italia hay que tener el título de bachillerato o equivalente y presentar el examen de admisión (TOLC-AV), que evalúa las competencias básicas en matemáticas, lógica, física e inglés. Además, hay que validar el nivel de idioma italiano (B2) o inglés (B1), según la universidad elegida. El número de plazas es limitado y se asignan según el orden de puntuación obtenido en el examen.
  • Máster: Para acceder al máster de arquitectura en Italia hay que tener el título de grado o equivalente y presentar el curriculum vitae, el portfolio y una carta de motivación. También hay que validar el nivel de idioma italiano (C1) o inglés (B2), según la universidad elegida. El número de plazas es limitado y se asignan según el perfil académico y profesional del candidato.
  • Doctorado: Para acceder al doctorado de arquitectura en Italia hay que tener el título de máster o equivalente y presentar un proyecto de investigación original y relevante. También hay que validar el nivel de idioma italiano (C2) o inglés (C1), según la universidad elegida. El número de plazas es limitado y se asignan según la calidad y la viabilidad del proyecto.
Te puede interesar:  ¿Cómo es el examen B1 de italiano?

Además de estos requisitos académicos, para estudiar arquitectura en Italia hay que obtener el permiso de estancia para fines de estudio, que se solicita una vez llegado al país y se renueva cada año. Para ello hay que presentar el pasaporte válido, el certificado de inscripción a la universidad, el seguro médico y el comprobante de recursos económicos suficientes.

¿Qué universidades ofrecen la carrera de arquitectura en Italia?

Italia cuenta con más de 40 universidades que ofrecen la carrera de arquitectura en sus diferentes niveles y especialidades. Algunas de estas universidades son públicas y otras son privadas. Las universidades públicas tienen unas tasas más bajas que las privadas, pero también son más competitivas y exigentes.

A continuación te mostramos una tabla con algunas de las universidades más prestigiosas y reconocidas que imparten la carrera de arquitectura en Italia, junto con su ubicación, su tipo y su posición en el ranking mundial de arquitectura de QS 2023:

Universidad Ubicación Tipo Posición
Universidad Politécnica de Milán Milán Pública 7
Universidad de Roma La Sapienza Roma Pública 38
Universidad de Florencia Florencia Pública 51-100
Universidad IUAV de Venecia Venecia Pública 51-100
Universidad de Bolonia Bolonia Pública 101-150
Universidad de Nápoles Federico II Nápoles Pública 101-150
Universidad de Génova Génova Pública 151-200
Universidad de Turín Turín Pública 151-200
Universidad de Trento Trento Pública 201-250
Universidad de Camerino Camerino Pública 201-250
Universidad Europea de Roma Roma Privada 251-300
Universidad Católica del Sagrado Corazón Milán Privada 251-300
Cómo es el plan de estudios

¿Cómo es el plan de estudios de la carrera de arquitectura?

El plan de estudios de la carrera de arquitectura en Italia se divide en tres ciclos: el grado, el máster y el doctorado. Cada ciclo tiene una duración, unos créditos y unos objetivos diferentes. A continuación te explicamos cómo es el plan de estudios de cada ciclo:

  • Grado: El grado de arquitectura en Italia tiene una duración de 3 años y otorga 180 créditos ECTS (European Credit Transfer and Accumulation System). El objetivo del grado es proporcionar una formación básica y general sobre los fundamentos teóricos, históricos, culturales, técnicos y prácticos de la arquitectura. El plan de estudios se compone de asignaturas obligatorias, optativas y complementarias, que abarcan temas como historia del arte, diseño arquitectónico, urbanismo, construcción, física, matemáticas, informática e idiomas. Al final del grado hay que presentar un proyecto final integrado que demuestre las competencias adquiridas.
  • Máster: El máster de arquitectura en Italia tiene una duración de 2 años y otorga 120 créditos ECTS. El objetivo del máster es profundizar y ampliar los conocimientos y las habilidades sobre la arquitectura, así como desarrollar la capacidad de investigación y de innovación. El plan de estudios se compone de asignaturas obligatorias, optativas y complementarias, que abarcan temas como teoría y crítica de la arquitectura, diseño avanzado, restauración, sostenibilidad, tecnología, gestión y comunicación. Al final del máster hay que presentar una tesis original que aporte una contribución al campo de la arquitectura.
  • Doctorado: El doctorado de arquitectura en Italia tiene una duración variable entre 3 y 5 años y otorga el título de doctor en arquitectura. El objetivo del doctorado es formar a investigadores independientes y cualificados que puedan generar conocimiento nuevo y relevante sobre la arquitectura. El plan de estudios se basa en la realización de un proyecto de investigación original y personalizado, bajo la supervisión de un tutor o director. El proyecto se debe desarrollar siguiendo las normas científicas y éticas, así como las líneas de investigación establecidas por la universidad o el centro donde se realiza el doctorado. Al final del doctorado hay que defender la tesis doctoral ante un tribunal.
Te puede interesar:  ¿Por qué estudiar medicina en Italia?

salidas profesionales

¿Qué salidas profesionales tiene la carrera de arquitectura en Italia?

La carrera de arquitectura en Italia tiene muchas salidas profesionales, tanto dentro como fuera del país. Un arquitecto graduado en Italia puede trabajar en diferentes campos relacionados con el diseño, la construcción, la restauración, la consultoría, la docencia y la investigación.

Algunas de las salidas profesionales más comunes son:

  • Arquitecto proyectista: Se encarga de diseñar proyectos arquitectónicos que respondan a las necesidades y expectativas del cliente, así como a las normativas y condiciones del lugar. Para ello debe tener una visión creativa, técnica y funcional del espacio.
  • Arquitecto restaurador: Se encarga de recuperar, conservar y valorizar el patrimonio arquitectónico existente, respetando su identidad histórica y cultural. Para ello debe tener un conocimiento profundo de la historia del arte y las técnicas constructivas.
  • Arquitecto consultor: Se encarga de asesorar a otros profesionales o entidades sobre aspectos relacionados con la arquitectura, como la normativa, la sostenibilidad, la accesibilidad o la seguridad. Para ello debe tener una capacidad analítica, crítica y comunicativa.
  • Arquitecto docente: Se encarga de impartir clases o cursos sobre temas relacionados con la arquitectura, tanto en universidades como en otros centros educativos o formativos. Para ello debe tener una vocación pedagógica y didáctica.
  • Arquitecto investigador: Se encarga de generar conocimiento nuevo y relevante sobre la arquitectura, mediante el desarrollo de proyectos de investigación originales e innovadores. Para ello debe tener una curiosidad intelectual y una capacidad de síntesis y de publicación.

¿Qué desafíos enfrenta la arquitectura en Italia?

La arquitectura en Italia enfrenta una serie de desafíos y problemas que requieren de una respuesta adecuada por parte de los profesionales del sector. Estos desafíos se relacionan con aspectos sociales, ambientales, económicos y culturales que afectan al desarrollo urbano y territorial del país.

Algunos de los desafíos más relevantes son:

  • Preservación del patrimonio histórico: Italia tiene un patrimonio arquitectónico único e incomparable, que representa una fuente de identidad, cultura y turismo. Sin embargo, este patrimonio está amenazado por el deterioro, el abandono, el vandalismo o los desastres naturales. Por ello, se necesita una mayor inversión, protección y restauración del patrimonio histórico, así como una mayor concienciación social sobre su valor e importancia.
  • Adaptación al cambio climático: Italia es uno de los países más vulnerables al cambio climático, que provoca fenómenos extremos como sequías, inundaciones, incendios o deslizamientos. Por ello, se necesita una mayor sostenibilidad ambiental en el diseño arquitectónico, que incorpore criterios como la eficiencia energética, el uso de materiales ecológicos o la integración con el paisaje natural.
  • Integración social: Italia es un país diverso y multicultural, que acoge a personas de diferentes orígenes, culturas y religiones. Sin embargo, esta diversidad también genera conflictos, desigualdades o exclusiones sociales. Por ello, se necesita una mayor inclusión social en el diseño arquitectónico, que promueva espacios públicos accesibles, participativos y seguros para todos los ciudadanos.
  • Innovación tecnológica: Italia es un país con una gran tradición e historia en el campo de la arquitectura, pero también con una gran capacidad de innovación y vanguardia. Sin embargo, esta innovación debe estar al servicio de las necesidades reales y no solo de la experimentación o la espectacularidad. Por ello, se necesita una mayor integración de la tecnología en el diseño arquitectónico, que aporte soluciones funcionales, inteligentes y adaptativas a los retos actuales.
Te puede interesar:  Cursos en Italia para Extranjeros: ¡Todo lo que necesitas saber!

¿Qué tendencias se observan en la arquitectura italiana actual?

La arquitectura italiana actual se caracteriza por la diversidad y la pluralidad de corrientes y estilos que conviven y se influyen mutuamente. Estas tendencias reflejan las inquietudes, los intereses y las aspiraciones de los arquitectos italianos, así como los cambios sociales, culturales y tecnológicos que se producen en el país y en el mundo.

Algunas de las tendencias más destacadas son:

  • Neoracionalismo: Es una corriente que recupera los principios del racionalismo italiano de los años 30 y 40, que buscaba una arquitectura funcional, lógica y ordenada. El neoracionalismo se adapta a las condiciones actuales, incorporando elementos como la sostenibilidad, la flexibilidad o la simplicidad. Algunos ejemplos de esta tendencia son el Museo del Novecento de Milán, de Italo Rota, o el Centro Cultural Aldo Rossi de Borgoricco, de Aldo Rossi.
  • Minimalismo: Es una corriente que busca una arquitectura esencial, pura y elegante, que elimina todo lo superfluo y se concentra en lo fundamental. El minimalismo se basa en el uso de formas geométricas, colores neutros, materiales nobles y detalles cuidados. Algunos ejemplos de esta tendencia son el Museo Nacional de Arte del Siglo XXI de Roma, de Zaha Hadid, o la Casa del Libro de Turín, de Claudio Silvestrin.
  • Bioclimatismo: Es una corriente que busca una arquitectura ecológica, que se adapte al clima y al entorno natural donde se ubica. El bioclimatismo se apoya en el uso de energías renovables, sistemas pasivos o activos de climatización, materiales reciclados o reciclables y vegetación autóctona. Algunos ejemplos de esta tendencia son el Bosco Verticale de Milán, de Stefano Boeri, o el Centro Botín de Santander, de Renzo Piano.
  • Parametrismo: Es una corriente que busca una arquitectura dinámica, orgánica y compleja, que se genera a partir de algoritmos matemáticos o informáticos. El parametrismo se beneficia del uso de herramientas digitales, como el modelado 3D, la impresión 3D o la realidad aumentada. Algunos ejemplos de esta tendencia son el Pabellón Italiano de la Expo 2015 de Milán, de Nemesi Studio, o el Aeropuerto Internacional Marconi de Bolonia, de Massimiliano Fuksas.