¿Qué es el SPID en Italia y para qué sirve?

En este artículo te explicaremos que es el SPID en Italia, qué requisitos se necesitan para obtenerlo, cómo solicitarlo y activarlo, qué proveedores existen y cómo elegir el más adecuado, qué medidas de seguridad se aplican y qué plazos se establecen para su adopción.

¿Qué es el SPID y para qué sirve?

El SPID, o Sistema Público de Identidad Digital, es una credencial que permite acceder a los servicios online de la Administración Pública y de las empresas privadas con una única Identidad Digital. Se trata de un sistema que facilita la interacción entre los ciudadanos y las instituciones, simplificando los trámites y garantizando la seguridad y la privacidad.

El SPID se puede utilizar en todos los dispositivos (desde el teléfono móvil hasta el ordenador portátil) y consta de un usuario y una contraseña. Con el SPID se puede acceder a una gran variedad de servicios, como por ejemplo:

  • Solicitar o renovar documentos (DNI, pasaporte, permiso de conducir, etc.)
  • Pedir citas médicas o recetas electrónicas
  • Consultar el estado de las pensiones o las prestaciones sociales
  • Pagar impuestos o multas
  • Acceder a la educación a distancia o a las becas
  • Participar en concursos públicos o consultas electorales

El SPID es un sistema que contribuye a la digitalización del país y que ofrece ventajas tanto para los ciudadanos como para las empresas. Por un lado, permite ahorrar tiempo y dinero, evitando desplazamientos o papeleos innecesarios. Por otro lado, asegura la autenticidad y la validez de las transacciones, protegiendo los datos personales y evitando el fraude.

Requisitos para obtener el SPID

¿Qué se necesita para obtener el SPID y qué tipos de credenciales existen?

El SPID es el Sistema Público de Identidad Digital que permite acceder a los servicios en línea de la Administración Pública italiana y de las entidades privadas asociadas, con una sola credencial. Para obtener el SPID, se necesita lo siguiente:

  • Un correo electrónico: Es necesario tener una dirección de correo electrónico válida y activa, que se utilizará para recibir las comunicaciones del proveedor del SPID y para confirmar la identidad.
  • Un número de teléfono: Es necesario tener un número de teléfono móvil operativo, que se utilizará para recibir los códigos de acceso y para verificar la identidad.
  • Un documento de identidad: Es necesario tener un documento de identidad válido y vigente, que puede ser la tarjeta de identidad, el permiso de conducir, el pasaporte o el permiso de residencia. El documento debe contener una foto y una firma del titular.
  • La tarjeta sanitaria con el código fiscal: Es necesario tener la tarjeta sanitaria (tessera sanitaria) con el código fiscal (codice fiscale), que es el número de identificación personal que se asigna a cada ciudadano italiano o extranjero residente en Italia.

Una vez que se tiene toda esta información, se puede proceder a solicitar el SPID a través de uno de los proveedores autorizados por el gobierno italiano. Algunos de estos proveedores son: Aruba, Infocert, Poste Italiane, Tim, Sielte, etc. Cada proveedor tiene sus propios métodos y costos para activar el SPID, por lo que se recomienda comparar las diferentes opciones antes de elegir.

Te puede interesar:  Apellidos italianos por regiones: ¿Cómo se formaron a lo largo de la historia?

Existen tres tipos de credenciales SPID, que se diferencian por el nivel de seguridad y los métodos de autenticación:

  • SPID 1: Es el nivel más básico, que permite acceder a los servicios con un nombre de usuario y una contraseña. Se puede obtener sin necesidad de verificar la identidad presencialmente o mediante un documento electrónico.
  • SPID 2: Es el nivel intermedio, que permite acceder a los servicios con un nombre de usuario, una contraseña y un código temporal (OTP) que se envía al teléfono móvil o a una aplicación. Se requiere verificar la identidad presencialmente o mediante un documento electrónico.
  • SPID 3: Es el nivel más alto, que permite acceder a los servicios con un nombre de usuario, una contraseña y un dispositivo personal (token, smart card o smartphone) que genera un código temporal (OTP). Se requiere verificar la identidad presencialmente y mediante un documento electrónico.

¿Como tramitar el SPID?

¿Cómo solicitar el SPID en Italia?

Para solicitar el SPID, se debe seguir el siguiente procedimiento:

  1. Elegir un proveedor de identidad: El primer paso es escoger entre los proveedores autorizados por el gobierno italiano, que son los encargados de emitir las credenciales SPID. Cada proveedor tiene sus propios métodos y costos para activar el SPID, por lo que se recomienda comparar las diferentes opciones antes de elegir.
  2. Registrarse en el sitio web del proveedor: El segundo paso es registrarse en el sitio web del proveedor elegido, introduciendo los datos personales y creando un nombre de usuario y una contraseña. También se debe indicar el nivel de seguridad deseado para el SPID, que puede ser 1, 2 o 3, según el grado de verificación de la identidad y el método de autenticación requerido.
  3. Verificar la identidad: El tercer paso es verificar la identidad ante el proveedor, mediante uno de los siguientes métodos: presencialmente, en una oficina o punto autorizado; a distancia, mediante una videollamada o una aplicación; electrónicamente, mediante un documento electrónico válido (como la carta de identidad electrónica o la firma digital).
  4. Activar el SPID: El cuarto paso es activar el SPID, recibiendo un código de activación por correo electrónico o SMS, que se debe introducir en el sitio web del proveedor. Una vez activado el SPID, se puede acceder a los servicios en línea con la credencial elegida.

¿Como elegir el mejor proveedor para el SPID?

¿Cómo elegir la entidad más adecuada para emitir el SPID?

Para elegir la entidad más adecuada para emitir el SPID, se deben tener en cuenta los siguientes aspectos: el nivel de seguridad, el método de verificación de la identidad, el costo y la facilidad de uso. Cada entidad ofrece diferentes opciones para estos aspectos, por lo que se recomienda comparar las características y condiciones de cada una antes de decidir. A continuación, se presentan algunos ejemplos:

  1. Nivel de seguridad: El nivel de seguridad indica el grado de verificación de la identidad y el método de autenticación requerido para acceder a los servicios en línea con el SPID. Existen tres niveles de seguridad: 1, 2 y 3. El nivel 1 requiere solo un nombre de usuario y una contraseña; el nivel 2 requiere además un código temporal enviado por SMS o por una aplicación; y el nivel 3 requiere además un dispositivo criptográfico o biométrico. Cada servicio en línea indica el nivel mínimo requerido para acceder con el SPID. Algunas entidades ofrecen solo el nivel 1 o 2, mientras que otras ofrecen los tres niveles.
  2. Método de verificación de la identidad: El método de verificación de la identidad es el proceso que se debe seguir para demostrar que se es el titular de los documentos presentados para solicitar el SPID. Existen varios métodos de verificación de la identidad: presencialmente, en una oficina o punto autorizado; a distancia, mediante una videollamada o una aplicación; electrónicamente, mediante un documento electrónico válido (como la carta de identidad electrónica o la firma digital). Cada entidad ofrece uno o más métodos de verificación de la identidad, que pueden variar según el nivel de seguridad elegido.
  3. Costo: El costo es el precio que se debe pagar por obtener y usar el SPID. Algunas entidades ofrecen el SPID de forma gratuita o con un costo simbólico, mientras que otras cobran una tarifa fija o variable según el nivel de seguridad o el número de accesos. Además del costo inicial, se debe considerar también el costo de renovación o reactivación del SPID en caso de caducidad o pérdida.
  4. Facilidad de uso: La facilidad de uso es el grado de comodidad y rapidez que ofrece cada entidad para solicitar y activar el SPID. Algunas entidades ofrecen aplicaciones móviles o sitios web intuitivos que facilitan el proceso, mientras que otras requieren más pasos o documentos. También se debe tener en cuenta la atención al cliente y el soporte técnico que ofrece cada entidad en caso de dudas o problemas.
Te puede interesar:  Examen de conducir en Italia: ¡Obtén tu licencia!

como se implementó el SPID en Italia

¿Cuándo y cómo se implementó el sistema público de identidad digital en Italia?

El SPID es un sistema que nació con el objetivo de simplificar y agilizar el acceso a los servicios digitales de la Administración Pública y de las empresas privadas. Se trata de una iniciativa impulsada por el Gobierno italiano, en el marco de la estrategia nacional para la transformación digital del país.

El SPID se basa en el principio de la identidad digital única, es decir, una credencial que permite identificar al usuario de forma inequívoca y segura en el ámbito online. El SPID sustituye a las múltiples credenciales que se utilizaban anteriormente para acceder a los distintos servicios, como por ejemplo el PIN, el PUK, el código fiscal o la firma digital.

El SPID se creó mediante el Decreto Legislativo n.º 82/2005, conocido como el Código de la Administración Digital (CAD), que estableció las normas y los requisitos para su funcionamiento. El SPID se implementó gradualmente a partir del año 2016, cuando se lanzó la primera fase del sistema. En esta fase, se definieron los roles y las responsabilidades de los actores involucrados en el SPID, como por ejemplo:

  • El AgID (Agenzia per l’Italia Digitale), que es el organismo encargado de supervisar y coordinar el desarrollo del SPID.
  • Los proveedores de identidad digital (IdP), que son las entidades autorizadas por el AgID para emitir las credenciales del SPID a los ciudadanos y a las empresas.
  • Los proveedores de servicios (SP), que son las entidades públicas o privadas que ofrecen servicios online accesibles mediante el SPID.

En el año 2018se inició la segunda fase del SPID, que consistió en la ampliación y la mejora del sistema. En esta fase, se introdujeron nuevas funcionalidades y servicios, como por ejemplo:

  • La aplicación móvil IO, que permite recibir notificaciones y comunicaciones de las Administraciones Públicas directamente en el teléfono.
  • La plataforma PagoPA, que permite realizar pagos electrónicos a favor de las Administraciones Públicas o de las empresas privadas adheridas al sistema.
  • El portal ANPR (Anagrafe Nazionale della Popolazione Residente), que permite consultar y actualizar los datos personales registrados en el padrón municipal.
Te puede interesar:  ¿Cuáles son los tipos de pasta en Italia?

En el año 2021, se estableció la obligatoriedad del uso del SPID para acceder a los servicios online de la Administración Pública italiana. Esto significa que, a partir del 28 de febrero de 2021, los ciudadanos y las empresas que quieran utilizar estos servicios deben contar con una credencial del SPID o con una cédula de identidad electrónica (CIE).

Ventajas de tener un SPID en Italia

¿Qué ventajas tiene el SPID para los ciudadanos italianos y las empresas?

El SPID es un sistema que ofrece múltiples ventajas para los ciudadanos y las empresas que quieren acceder a los servicios digitales de la Administración Pública italiana y de las entidades privadas asociadas. Algunas de estas ventajas son:

  • Simplificación: El SPID permite acceder a los servicios con una sola credencial, evitando tener que recordar o gestionar diferentes contraseñas o códigos. Además, el SPID facilita el cumplimiento de las obligaciones fiscales, administrativas y legales, reduciendo la burocracia y el papeleo.
  • Seguridad: El SPID garantiza la protección de los datos personales y la confidencialidad de las transacciones, mediante el uso de protocolos y estándares de seguridad reconocidos internacionalmente. El SPID también previene el fraude y el robo de identidad, al verificar la identidad del usuario mediante diferentes métodos, como el documento de identidad electrónico, la firma digital o el reconocimiento facial.
  • Accesibilidad: El SPID permite acceder a los servicios desde cualquier dispositivo y lugar, las 24 horas del día y los 7 días de la semana. El SPID también facilita la inclusión digital, al permitir que los ciudadanos y las empresas puedan aprovechar las oportunidades que ofrece la sociedad de la información.
  • Ahorro: El SPID reduce los costos y los tiempos de acceso a los servicios, al eliminar las intermediaciones y las barreras físicas. El SPID también genera ahorros para la Administración Pública y para las entidades privadas, al optimizar los procesos y los recursos.
  • Innovación: El SPID promueve el desarrollo y la mejora de los servicios digitales, al incentivar la colaboración entre los diferentes actores del sistema. El SPID también fomenta la creación de nuevos servicios y soluciones, al aprovechar el potencial de las tecnologías digitales.

El SPID es un sistema que contribuye al crecimiento económico y social del país, al facilitar la vida de los ciudadanos y de las empresas, ofreciendo servicios más eficientes, transparentes e innovadores.